¡Nos trasladamos! Conozca el nuevo blog del CIAT. (link). Por favor tenga en cuenta que este blog ya no se está actualizando..

Suelos / / Sistemas agroforestales, primeros aprendizajes con los pequeños productores en El Salvador

Sistemas agroforestales, primeros aprendizajes con los pequeños productores en El Salvador

Viento en popa. Así es como avanza el proyecto Agroforestería para la biodiversidad y otros servicios ecosistémicos, cuyo principal objetivo es promover, entre productores y organizaciones locales de La Montañona, en el norte de El Salvador, la adaptación y diseminación de sistemas de producción basados en agroforestería, como opciones eco-eficientes capaces de responder al cambio climático.

montanona_elsalvador

Este proyecto, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y el financiamiento de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), y la estrecha colaboración con el Instituto Earth, la Mancomunidad La Montañona, el Programa Salvadoreño de Investigación sobre Desarrollo y Medio Ambiente (PRISMA), y el Área de Investigación en Suelos del CIAT, finalizará a mediados de 2016. Pero desde ya comienzan a verse los primeros resultados y aprendizajes que pueden servir como sólidos cimientos para más proyectos de restauración y conservación de paisajes rurales.

Entre los resultados que se destacan están:

– Los múltiples beneficios sociales y ambientales que ofrecen los sistemas agroforestales ya que pueden retener entre 10 a 20 toneladas de Carbono ha-1 en biomasa aérea; albergar hasta un 70% de las especies arbóreas de los paisajes rurales, y mantener la producción de comida para la seguridad alimentaria de pequeños productores (promedios 2.5 t ha-1 de maíz y 1 t ha-1 de fríjol)

– ¾ partes de las familias rurales de La Montañona, mancomunidad conformada por 7 municipios cuya población total es de 50.000 habitantes, podría adoptar los sistemas agroforestales abarcando unas 7,000 hectáreas que a su vez equivalen a unas 100,000 toneladas de Carbono

– La combinación de sistemas agroforestales con otras buenas prácticas agro-pecuarias como la no quema, el uso de pastos mejorados, y el pastoreo rotacional, también contribuyen a reducir el impacto ambiental de la ganadería. Generando así una disminución de hasta un 80% en la erosión del suelo, en comparación con el manejo tradicional de pasturas.

De hecho, experimentos en campo, realizados en equipo con los productores, mostraron que después de 90 días del establecimiento, los pastos mejorados tienen una producción mucho más alta (hasta 3.7 t MS ha-1, con 9-15% de proteína) que el pasto naturalizado (0.9 t MS ha-1, con 4-8% de proteína). Especies mejoradas, como Brachiaria decumbens y Brachiaria brizantha cv. Marandú, presentaron mejor adaptación y fueron preferidas por los productores. Reafirmando nuevamente la importancia de contar con la participación activa de los productores.

– La intensificación más sostenible de sistemas ganaderos requiere de fuentes alternativas de proteína, particularmente durante la época seca. Ensayos en campo, llevados a cabo en colaboración con los productores, mostraron que el uso de leguminosas herbáceas forrajeras puede generar hasta 5.3 t MS ha-1 por corte con un contenido proteico entre el 20 y 25%. Leguminosas que presentaron mejor adaptación y preferencia de los productores fueron Canavalia ensiformis, Canavalia brasiliensis y Caupi (Vigna unguiculata).

Queda poco más de un año para la implementación de este proyecto y el plan es continuar con el monitoreo de los servicios eco-sistémicos de los diferentes sistemas productivos, en equipo con campesinos y otros actores claves, para consolidar los conocimientos sobre cómo, dónde y cuáles sistemas agroforestales se pueden escalonar en otros paisajes rurales de Centro América y el Caribe.

De igual forma, los investigadores del Área de Investigación en Suelos del CIAT seguirán en su propósito  de consolidar alianzas con instituciones nacionales e internacionales, para asegurar la continuidad de los procesos de restauración en la provisión de los servicios eco-sistémicos de los paisajes rurales de esta y otras zonas centroamericanas. Contribuyendo así al logro de las metas propuestas por los Programas Globales de Investigación del Consorcio CGIAR en Agua, Tierra y Ecosistemas (WLE) y Trópicos Húmedos, para aportar al desarrollo sostenible de Centro América.

IYS-WSD

Reciba las últimas noticias en su correo:
  • Johan Marín Londoño: Gracias a los científicos del CIAT por compartir su trabajo con nosotros, por recibir a nuestros chicos y aportarles en sus aprendizajes, de verdad que fue una experiencia tan bella como significativa.... Esperamos que se pueda repetir. Un abrazo.
  • Carlos Guillermo Meléndez: Una política de buen vecino allí permitiría el flujo vehicular libre. Esa actitud inamistosa es producto de una falta total de lobby en Carimagua. Aún hay tiempo. CG. http://cgmelendez.webs.com
  • Carlos Guillermo Meléndez: Buscar el orígen del calentamiento global en las actividades antrópicas, las de las lombrices de tierra u otros un desenfoque porque algo de talla planetaria probablemente necesite un orígen de talla mayor. Se ha reportado que durante muchísimo tiempo a escalas de siglos y milenios no ha existido una relación directa entre las concentraciones atmosféricas de CO2 y la temperatura del aire, y durante lapsos amplios ha sido indirecta, y que probablemente esta temperatura sea una función directa de la actividad solar. De todas maneras es interesante descubrir la existencia de un aporte significativo de CO2 por estos anélidos a la atmósfera, que entre el colectivo de gases de efecto invernadero GEI se ha reportado que es el que menos impacta. Se ha reportado que es el vapor de agua el que genera más efecto invernadero porque absorbe los rayos infrarrojos, mucho más que los demás GEI, importantes también (C02, NOx, CH4 y clorofluorocarbonos). CG. http://cgmelendez.webs.com